Autoconsumo Solar




El autoconsumo fotovoltaico consiste, básicamente, en la producción de electricidad para el consumo propio a través de paneles solares fotovoltaicos. El autoconsumo tiene como ventaja el ahorro en tu factura de la luz, pero también ayuda a frenar los efectos negativos del cambio climático ocasionados por la actividad humana.

La llegada de nuevos modelos de autoconsumo, como el autoconsumo compartido, ha hecho que todo el mundo pueda sumarse a esta corriente, que no deja de crecer en los últimos años.

La posibilidad de utilizar tu propia energía, no solo te hace más independiente de las grandes compañías eléctricas, sino que te permite ahorrar, sobre todo a largo plazo.

Los paneles solares transforman la luz solar incidente sobre ellos en electricidad gracias al efecto fotovoltaico. La corriente generada es continua, por lo que se requiere de un inversor que la transforme en corriente alterna para poder consumir esta energía.



¿Por qué invertir en autoconsumo?

Con el aumento del precio de la luz, muchas personas se plantean invertir en una instalación de placas solares para autoconsumo, con el fin de producir su propia energía verde y reducir así su factura de la luz.

Una instalación de autoconsumo fotovoltaico puede verse como un producto financiero en muchos aspectos, es capaz de generar rendimientos anuales que van desde el 10% a más del 50%.